¿Para qué estudiar ruso, si hablamos con nuestros clientes en inglés?

Muchas empresas me hacen esta pregunta cuando les ofrezco el curso de ruso comercial. Sin duda, el inglés es el idioma que predomina en las relaciones comerciales. No obstante, hay que recordar que quienes no son nativos se expresan en inglés influenciados por su idioma natal: su forma de pensar, sus costumbres y hasta su sentido de humor.  

En los colegios y universidades se estudia inglés y francés, también hay mucha gente que aprende alemán. La economía española está muy unida a la de Francia, Inglaterra y Alemania. Pero pocos españoles conocen la vida y costumbres de la gente en los países del Este de Europa o saben sobre las culturas orientales. La expansión de las empresas hacia nuevos mercados empujó a los más atrevidos e inquietos por aprender idiomas y conocer otras culturas aventurarse a estudiar ruso, polaco, checo, chino, árabe u otros idiomas no tradicionales.

Tras unas clases de ruso los empresarios y comerciales se dan cuenta que usar un saludo, una frase típica en ruso o decir una broma hace que las conversaciones con los clientes sean más agradables y las negociaciones menos tensas. A los alumnos, que se dedican a marketing, diseño comercial o publicidad, estudiar el ruso les sirve de ayuda para crear sus diseños, catálogos o anuncios, como, por ejemplo: elegir las formas y los colores, crear un vídeo o redactar el contexto de los mensajes, etc.  

Rusia es un país multiétnico: cerca de 180 naciones y se habla más de 100 idiomas de distintas familias lingüísticas (eslavo, báltico, turco, asiático, caucasiano, fino-húngaro etc.). El ruso es el idioma común para todos, pero no todos hablan ruso por igual. Las mismas palabras pueden tener destinos acentos; en unas regiones vocalizan todas las “o” y en otras en lugar de “o” pronuncian “a”; unos usan más verbos y otros casi no los usan. A esto se une: las diferencias horarias (9 franjas horarias) y climáticas en Rusia, la constante migración dentro del país por motivos familiares o sociales, por los estudios o por el trabajo, etc.

En mis clases de ruso explico distintas formas de hablar ruso según las diferencias culturales y las costumbres en Rusia. Y es cuando los alumnos me suelen decir: “ahora entiendo porque mi cliente me dice esto así en inglés”. También me dicen que algunas expresiones en inglés de los clientes “rusos” que no entendían o les parecían extraños, empiezan tener sentido y algunos problemas o conflictos dejan de serlo.

El método innovador para aprender ruso

El ruso se considera el idioma difícil para aprender. Ya en la primera clase suelo decir a mis alumnos que no es del todo así y que con 150 palabras se puede hablar ruso. La respuesta suele ser: “¡imposible!”

¿Dónde está el secreto del ruso?

El ruso utiliza varias estructuras gramaticales multiusos y las expresiones hechas, Yo las llamo “patrones”. En cuanto las aprendes, puedes empezar a hablar en ruso, aun con poco vocabulario.

Mi método es original y singular. Desde el primer momento enseño a los alumnos a pensar en ruso: no traducir del español al ruso, sino transformar la frase en español al ruso. Se puede decir que se aprende el ruso como si fuera el idioma nativo. Todo es totalmente visual y esquemático, incluido la gramática: el vocabulario, los “patrones fijos” de las frases, las estructuras gramaticales y las expresiones hechas son herramientas para hablar y están clasificados por temas (oficina, trabajo, calle, viajes, comida, etc.). Las palabras se asocian con un tema determinado y el alumno las recuerda así. Además, no solo aprendemos hablar en ruso, sino también, y es lo más importante, a entender cuando nos hablan en ruso. Así cuando los alumnos después del 1r año de estudio viajan a Rusia consiguen hablar de muchos temas, aunque sea a nivel básico, lo que les hace mucha ilusión.

También es bueno aprender el ruso por que ayuda a ejercer la memoria y agiliza la mente, ya que la gramática rusa es muy flexible, a diferencia de las lenguas latinas, donde la estructura obligatoria es: “sujeto y verbo + complemento”. En ruso las palabras en las frases se colocan libremente, según el mensaje que quiera transmitir el locutor. Con las mismas palabras distintamente colocadas podemos cambiar el sentido de la frase. También con los esquemas fijos se hacen las frases cortas que se puede usar en distintos temas de conversación. Esa es la razón, porque el alumno puede empezar hablar en ruso con muy poco vocabulario, alrededor de 150 palabras.

Deja una respuesta

Ver más

  • Responsable: Anna Martínez Popova.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a OVH que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.